13

may-2020

Crece el movimiento contra el cambio de la ley de nacionalidad de los judíos sefardíes

Artículo de Christiana Martins y Pedro Cordeiro
Publicado en Expresso – Portugal

Un grupo de personalidades está preparando un documento contra la intención del Partido Socialista de cambiar la ley que garantiza la nacionalidad portuguesa a los descendientes de judíos sefardíes. Los representantes de las comunidades judías de Portugal también están en desacuerdo con la intención. Hablan de los compromisos adquiridos y de la pertenencia histórica que se cuestionan.

El deseo del Partido Socialista de cambiar la actual ley de nacionalidad, que garantiza los pasaportes portugueses a los descendientes de los judíos sefardíes, suscita polémica e incluso objeciones entre los historiadores del PS. Un grupo de socialistas, entre los que se encuentran Maria de Belém Roseira, Manuel Alegre, Alberto Martins y José Vera Jardim, están preparando una carta abierta contra el cambio, que requeriría al menos dos años de residencia legal en Portugal para los sefardíes candidatos a la nacionalidad.

El frente contra los cambios es suprapartidista y ya ha recibido el apoyo del socialdemócrata Carlos Abreu Amorim, quien escribió un artículo de opinión en el periódico "i" este miércoles, expresando su oposición. Incluso dice que "el cambio es crucial para la ley y perjudica los intereses y la afirmación de Portugal como país que ha sabido aprovechar el reconocimiento de sus errores".

Los representantes de las comunidades judías de Lisboa y Oporto están en contra de la iniciativa. Para Esther Mucznick, que siguió el proceso legislativo que dio lugar a la ley de nacionalidad para los descendientes de sefardíes y es miembro del comité que examina las solicitudes en Lisboa, la comunidad judía "siempre ha respetado el pacto de confianza con el Estado portugués, apreciando los procesos de solicitud con el máximo rigor".

La Comunidad Israelí de Oporto también está en desacuerdo. "Dadas nuestras responsabilidades hacia las naciones portuguesas y judías, no podemos estar a favor de una propuesta que recorra todos los pasillos del Parlamento a la velocidad de la luz, en tiempos de pandemia, sin pasar por una votación general", respondió el Michael Rothwell Express, de la junta del IPC. Añadió que "el requisito de una conexión actual efectiva es algo nuevo y, sí, puede sopesarse de forma justa y equitativa, a través de diversas circunstancias distintas de la residencia obligatoria".

Dos cartas a Marcelo Rebelo de Sousa

Este miércoles, y por segunda vez en días consecutivos, una organización internacional para la defensa del pueblo judío escribe al Presidente de la República Portuguesa sobre las propuestas de modificación de la ley de nacionalidad. Después de que ayer Charles Kaufman, presidente de la influyente B'nai B'rith, "rogara" a Marcelo Rebelo de Sousa que detuviera los cambios sugeridos por el PS, un gesto similar de Jonathan Greenblatt de la Liga Antidifamación, con sede en Nueva York, está surgiendo de nuevo.

Desde 2015, los descendientes de judíos sefardíes pueden obtener la ciudadanía portuguesa presentando únicamente un certificado de antecedentes penales y una declaración de descendencia (expedida por la Comunidad Israelí). Si la propuesta socialista tiene éxito, tendrán que demostrar "la tradición de pertenencia a una comunidad sefardí de origen portugués, basada en requisitos objetivos probados de conexión con Portugal, a saber, apellidos, idioma familiar, ascendencia directa o colateral y que han residido legalmente en Portugal durante un período de dos años". Esto es lo que se lee en la versión preliminar del proyecto defendido por la diputada Constança Urbano de Sousa, ex Ministra de Administración Interna. El proceso legislativo se encuentra en la fase de especialidad, después de que el año pasado la Asamblea de la República aprobara en general los proyectos de ley del PCP y del PAN.

Greenblatt recuerda que "la comunidad judía internacional ha redescubierto Portugal en los últimos años, gracias al interés generado por la Ley de Nacionalidad y las pequeñas pero extremadamente hospitalarias comunidades judías de Oporto y Lisboa". Quienes visitan el país se "sorprenden y asombran al saber que el antisemitismo no es un problema en Portugal", lo que lo convierte en "una excepción en Europa".

Por eso la Liga Antidifamación pide a Marcelo que "evite adoptar los cambios propuestos", que, al requerir la residencia en tierra, "reducirían significativamente el número de posibles candidatos a la ciudadanía". Greenblatt cree que "ni el gobierno portugués ni la comunidad judía internacional querrían tal resultado". Los nuevos requisitos, si se aprueban, entrarán en vigor el 1 de enero de 2022.

Todavía no hay fecha para el debate y la votación de la ley en la especialidad, que tendrá lugar en la Comisión Parlamentaria de Asuntos Constitucionales, Derechos, Libertades y Garantías. El PSD ya se ha pronunciado en contra de los cambios, no por los sefardíes, sino porque rechaza las facilidades que se dan a los extranjeros para obtener la ciudadanía portuguesa y porque considera que la ley se ha modificado sucesivamente y debe permanecer en vigor durante algún tiempo para poder ser evaluada.

Pertenencia histórica

Sefarad es el nombre hebreo de la Península Ibérica y es la base de la decisión legal de garantizar la nacionalidad a los descendientes de los judíos que salieron de Portugal en 1496, cuando el rey Manuel, siguió la orientación del Decreto de la Alhambra de 1492, que, tras la conquista de Granada, expulsó a los judíos de España. Se fueron pero siempre permanecieron conectados con la tierra y las costumbres ibéricas. Ya sea en el lenguaje o fuera del ser. Y es esta herencia la que, cientos de años después, los descendientes reclaman Y es con la evidencia histórica que tratan de justificar la descendencia y la pertenencia a la comunidad ibérica.

Los descendientes de judíos sefardíes portugueses tienen que demostrar su pertenencia a una comunidad sefardí de origen portugués probando su conexión con Portugal, a saber, apellidos, idioma familiar, ascendencia directa o colateral, "siempre que sean mayores de edad o estén emancipados con arreglo a la legislación portuguesa y no hayan sido condenados por un delito punible con una pena máxima de prisión de tres años o más".

Pero para la diputada socialista y vicepresidenta del PS, Constança Cunha de Sousa, esto no es suficiente. En declaraciones a "Público" dijo que la nueva norma debería entrar en vigor el 1 de enero de 2022 y explicó que "Portugal sólo requería un certificado de antecedentes penales y una declaración de descendencia emitida por la Sociedad Israelí de Lisboa o la de Oporto".

Explicó también que esta apertura finalizó en España en 2019, lo que "aumentará la presión" sobre Portugal, que "se convertirá en el único país que utilice esta vía verde de atribución de la nacionalidad a los descendientes sefardíes", pero "obedeciendo ahora al cumplimiento del principio básico de la nacionalidad, que es la conexión efectiva con una comunidad". En otras palabras, se hace necesario vivir dos años como país.

Además, considera que la enmienda limitará las solicitudes: "En 2016 hubo 5100 solicitudes, en 2017 7044, en 2018 13.872 y en 2019 llegaron a 25.199". Se trata de "un crecimiento exponencial", dijo al "Público", señalando que "a este número hay que sumar las solicitudes de prórroga a los hijos y cónyuges, que también han experimentado un enorme crecimiento". Estas solicitudes procedían principalmente de Israel y Turquía.

"La concesión de la nacionalidad significa la concesión de un pasaporte portugués que da derecho a residir en la Unión Europea y a entrar en los Estados Unidos sin visado", explicó Constança Urbano de Sousa, que también advirtió de la existencia de "un comercio de pasaportes instalado en el que participan grandes bufetes de abogados".

Compromiso de Mário Soares y Jorge Sampaio

Por consiguiente, la ley aprobada en 2015 tenía por objeto volver a conectar a Portugal con las comunidades sefardíes tradicionales de origen portugués, sin exigir la residencia en el territorio nacional ni el dominio del idioma portugués. En aquel momento, Maria de Belém Roseira, entonces presidenta del PS, en una exposición al grupo parlamentario, justificó que la legislación sería el "corolario de un curso de rehabilitación histórica iniciado por los presidentes de la República Dr. Mário Soares y Dr. Jorge Sampaio".

El Decreto-Ley Nº 30-A/2015, de 27 de febrero, enumera las regiones en que se establecieron las comunidades sefardíes tradicionales de origen portugués, después de su partida: "Regiones del Mediterráneo (Gibraltar, Marruecos, sur de Francia, Italia, Croacia, Grecia, Turquía, Siria, Líbano, Israel, Jordania, Egipto, Libia, Túnez y Argelia), Europa septentrional (Londres, Nantes, París, Amberes, Bruselas, Rotterdam y Amsterdam), Brasil, Antillas y Estados Unidos, entre otras".

También dejó claro que se trataba de "la concesión de un derecho" a los judíos sefardíes, explicando que "no habrá plazo para el ejercicio de este derecho". Y que sería necesario contar con la colaboración de las comunidades judías portuguesas en el proceso de certificación de los casos individuales de reivindicación de la nacionalidad.

José Ribeiro e Castro, diputado de los Comandos de Salvamento, fue uno de los principales defensores de la legislación: "El gobierno no sólo escuchó a los representantes de la comunidad judía para consultarlos, sino que consagró su futura colaboración en los procesos administrativos que se llevarán a cabo. No podía ser de otra manera: sólo la comunidad judía tiene los conocimientos necesarios para certificar la ascendencia de la cuestión y la legitimidad de las reivindicaciones individuales. Y no debería ser de otra manera: esta ley es, en cierta medida, una reparación histórica, reconectando lo que había sido quebrantado; ahora, esta conexión descansa mejor, y sobre todo más segura, en la buena colaboración entre el Estado portugués y la comunidad judía, tanto velando por la justa aplicación de la ley, evitando abusos u oportunismos que la desacreditarían y podrían ponerla en peligro, como consolidando el nuevo régimen como un hito y pilar incuestionable".

Obtención de la nacionalidad portuguesa para sefardíes

Compartir

Otros artículos interesantes

Solicite una cita en cualquiera de nuestros despachos de Madrid, Bilbao y Málaga, nuestros abogados especializados le informarán

Contacta con nosotros

Para cualquier consulta estamos a su disposición a través de este formulario.

Te informamos que los datos que nos facilites serán tratados por Larrauri & Martí Abogados, S.L.P. con la finalidad de atender y responder las consultas solicitadas por el Interesado. La base de legitimación de dichos tratamientos es el consentimiento. En ningún caso se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Puedes acceder, rectificar y suprimir tus datos, así como ejercer otros derechos, como se explica en la información adicional. Puedes conocer más en detalle el uso que hacemos de tus datos accediendo a nuestra política de privacidad

Code*

Suscríbete a nuestra Newsletter Te mantenemos informado

Te informamos que los datos que nos facilites serán tratados por Larrauri & Martí Abogados, S.L.P. con la finalidad de recibir nuestras novedades. La base de legitimación del tratamiento es el consentimiento otorgado por el usuario. En ningún caso se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Puedes acceder, rectificar y suprimir tus datos, así como ejercer otros derechos, como se explica en la información adicional. Puedes conocer más en detalle el uso que hacemos de tus datos accediendo a nuestra Política de Privacidad.

Estamos muy cerca de ti

Madrid
Bilbao
Málaga
Este sitio web utiliza cookies propias para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en la Política de Cookies. OK